OCDE alerta de tendencias preocupantes en consumo excesivo de alcohol

Compartir en:
OCDE alerta de tendencias preocupantes en consumo excesivo de alcohol

El nivel de ingesta de alcohol en los países desarrollados es bastante más alto que la media, muestra tendencias preocupantes entre los jóvenes y los menores y su consumo nocivo representó la quinta causa de muerte y discapacidad en el mundo hasta 2010.

Además, la mayoría de este consumo está concentrado en una parte minoritaria de la población que bebe, y su abuso está asociado a riesgos para la salud como accidentes, violencia y enfermedades, según un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que señala asimismo a las naciones que más consumen.

De acuerdo con “Tackling Harmful Alcohol Use” (Abordando el uso nocivo de alcohol), los 34 países –incluido México- que forman parte de la OCDE consumen entre 9.1 y 10.3 litros de alcohol puro al año en promedio, lejos de los 6.2 litros de media en el mundo.

Y si bien ese consumo se ha visto reducido en 2.5 puntos en los últimos 20 años, el reporte también destaca que el abuso ha crecido entre aquellos que tradicionalmente bebían menos –mujeres y adolescentes-, y que se ha destapado una iniciación en el alcohol “crecientemente alta” por parte de los menores de 15 años (del 30 al 43% en chicos, y del 26 al 41% en chicas).

La OCDE también advierte en su informe que la mayoría del alcohol es consumido por el 20% de la población que más bebe, y que entre esta destacan los de mayor educación y nivel socioeconómico. Y relaciona un consumo excesivo con mayores tasas de accidentes de tráfico, violencia y padecimiento de enfermedades crónicas.

Este uso nocivo, que pasó de la octava a la quinta causa principal de muerte y discapacidad en el mundo entre 1990 y 2010, provoca más muertes (7.6% en hombres y 4% en mujeres) que el Sida, la violencia y la tuberculosis juntos, según la OMS en 2014, y la violencia y dependencia que provoca genera un impacto económico de miles de millones de euros en el continente europeo.

Ante estas señales, la OCDE alerta de los riesgos de un uso nocivo, y Cuauhtémoc Moctezuma recuerda la importancia de un consumo responsable, inteligente y consciente, en el que los menores de edad comprendan que no deben ingerir bebidas con alcohol, concientizados con el apoyo de sus padres, y los vendedores cumplan con su obligación de no suministrárselo.